Areas

 BOLETÍN N°3 Arte Textil Pawllu
Area: Conservación y Restauración.







Durante los últimos años hicimos algunos trabajos muy interesantes y complejos. Buscamos, obedeciendo las normas de tratamiento de conservación y restauración, aminorar los deterioros ocasionados por el tiempo y los agentes dañinos propios de cada pieza.



Los resultados fueron satisfactorios y nos fue posible traer de vuelta al presente textiles de gran belleza.
Nos sentimos muy contentas en contribuir para la salvaguarda de este patrimonio tangible y que éste pueda permanecer en buenas condiciones por más tiempo para las futuras generaciones.

Salomea Balanhuk ,Responsable por el Area de Conservación y Restauración del Taller Arte Textil Pawllu.



PIEZA Nº 1

Tapiz Bordado chino Siglo XX
____________________________________________________________
Descripción: Tapiz bordado con motivos antropomorfos, fitomorfos y zoomorfos. Fondo de color terracota con bordados con hilos de seda y hilos metálicos dorados. Posee figuras de grandes dimensiones en la parte central inferior: tres hombres, dos garzas, árbol, flores, dos ciervos. En la parte superior vemos: nubes, murciélagos y un blasón con peces.
Los colores presentes: verde, azul, celeste, terracota, negro, marfil,café, blanco, verde y rojo.
____________________________________________________________
Medidas:Alto 2,007 mm.  ancho 915mm. 
___________________________________________________________
Técnica:  bordado con hilos de seda e hilos metálicos.
____________________________________________________________
Estado de Conservación: Severo deterioro
__________________________________
Registramos en:
Las fibras: fragilidad,   oxidación profunda y generalizada.
En los hilados: cortes, desgaste, destorsión, faltantes;  fragilidad
En la estructura: Abrasión, cortes, quemaduras, perforaciones, faltantes, fragilidad. 
En la supra estructura (bordado): Cortes, faltantes de los hilos de seda y metálicos 
En la superficie: arrugas, abombados, cortes , rasgaduras y sectores deshilachados.
En el color: foto degradación generalizada, desteñido y manchas.
Daños por agentes externos: acumulación de polvo, smog, quemaduras por luz.

                                               

                                      








Antes:Tratamiento- Consolidación
con hilos de seda,utilizando
puntadas tipo "colching"
sobre las partes dañadas.


                                                          
                             
                                                







Después:Montaje- Fijación sobre
bastidor forrado
en tela de algodón.



                                                          




Detalle de la obra con la puntada utilizada
Restauradora responsable:Salomea Balanhuk






 PIEZA N°2


Tapete Contemporáneo Perú
_____________________________________________________________
Descripción: Pieza rectangular con franjas verticales, alternándose éstas en  franjas de colores planos y franjas con diseño. Los diseños son representaciones geométricas elaboradas con la técnica de urdimbre complementaria. Este diseño es simétrico
El  tapete tiene una flecadura tejida agregada en todo su contorno. El diseño de las franjas es en urdimbre complementaria.
Diseño simétrico.
 Los colores presentes son azul, ocre, rosa, crudo y café.
_____________________________________________________________
Medidas: Alto 830 mm. Ancho 660 mm .
_____________________________________________________________
Técnicas: Faz de urdimbre. Materialidad pelo de camélido
_____________________________________________________________
Estado de conservación: Bueno.
Faltante flecaduras, cortes, oxidación leve, costuras de la flecadura incompletas, desteñido leve, depósito de cerotes de vela, reparaciones, polvo.






Pieza terminada con montaje.
Restauradora responsable: Susana Barrenechea




Boletín N°3 ArteTextilPawllu:

 Area Difusión

 

      Arte textil Pawllu y las arpilleras de la película

                      “Violeta se fue a los cielos”.
              Una singular experiencia de trabajo.

 

     " Violeta me enseñó a volar,a confiar en que estaba dando lo mejor

                    de mí; que lo que es hecho con el alma perdura."

                                                                                       Salomea Balanhuk
"Sentí una gran emoción al bordar, pero más fuerte era el sentimiento de responsabilidad.Lo que hacía no era cualquier bordado,era aproximarme a lo que ella sintió al hacerlo y tratar de interpretarlo para finalmente bordarlo."
                                                                          Susana Barrenechea
" Para mí bordar las arpilleras fue compender la intensa pasión que tenía Violeta por vivir la vida en torno a la creación .Me ha inspirado en mi camino como artista."
                                                                     Susan Herz Quito
"Violeta repercutió en mí como una revelación,como una artista total que al recopilar técnicas y temáticas de nuestro pueblo, supo transpolar éstas para convertirlas en apasionadas e increíbles obras de arte"
                                                                   Magdalena Caceres Améstica
"Al compenetrarme con el universo creativo de Violeta reafirmé mi absoluta libertad como artista,comprobé que el arte sólo emerge cuando las formas se impregnan con los sentimientos del artista"
                                                                          María Victoria Carvajal
  
                           
        ( Equipo que trabajó en el bordado de las arpilleras )






"Nos sentimos muy honradas de participar, en representación de Arte Textil Pawllu, en este X Seminario Nacional de Artesanía que organiza el Área de Artesanía del Departamento de Fomento de las Artes e Industrias Creativas. Honradas de compartir este esfuerzo por resguardar y desarrollar esta herencia popular e identitaria que es la artesanía, junto a tantos artesanos que aman su trabajo...

      ...Cuando Violeta canta:

                             

                           Corazón contesta,
                            por qué palpitas, sí, por qué palpitas,
                            como una campana
                            que se encabrita, sí, que se encabrita.
                            ¿Por qué palpitas?


                           No ves que la noche
                            la paso en vela, sí, la paso en vela,
                            como en mar violento
                            la carabela, sí, la carabela.
                           Tú me desvelas”… 
 


 …nos sorprende la belleza de la melodía, la cadencia de los versos, el armonioso encuentro entre música y palabra. Pero hay algo más que se queda trabajando en nosotros, removiendo nuestra memoria, haciendo aflorar sentimientos y experiencias propios extraviados en el transcurso de la vida, conectándonos con el amor y dolor universales.


Cuando observamos sus arpilleras, algo similar nos ocurre. El Circo, por ejemplo, es un circo nuestro, tan nuestro y tan pobre, donde quienes ya tenemos “años de circo a nuestras espaldas”, revivimos la infancia en la tarde de un domingo en una carpa parchada en la que el payaso también levanta las pesas y la trapecista vende las entradas. Rememoramos el maní confitado y el algodón dulce que añorábamos para cada 18 de septiembre, escuchamos las risas y percibimos nuestro asombro de niños frente a la magia modesta de un mago improvisado. La Violeta con su talento nos invita a recorrer nuestros propios recuerdos y así frente a cada uno de nosotros, observadores, sus arpilleras se consagran con nuevos contenidos, la paleta de nuestras vivencias le otorga matices insospechados acercándonos a ellas de manera diversa pero siempre marcada y hermanada por la tremenda humanidad que fluye de su obra. La belleza oculta aflora entonces a través de quienes las observamos y el acto creativo se consuma a través de nosotros.


Fue sin lugar a dudas una labor emocionante, de entrega total, no solo de energía y horas de trabajo, sino de compenetración con ella, de captar su sensibilidad y espíritu de su obra. De lograr acceder a este desafío con ese profundo respeto necesario, de conectar nuestra sensibilidad con la pasión desbordante de Violeta, de lograr desde las limitaciones de una “reproducción” la libertad que Violeta jamás habría transado.  


Para poder llevar a cabo este pedido de “reproducción”, nos propusimos un ordenado plan de trabajo con el fin de profundizar en el conocimiento de su vida y su obra en general, y en particular en torno a sus bordados.


Leímos diversas biografías y artículos especializados. Armamos un amplio archivo de fotos personales y de fotos de sus creaciones, tanto generales como de detalle. Visitamos en misión de estudio la sala de exposiciones del Centro Cultural La Moneda donde se exhiben algunas de sus arpilleras. Ángel Parra nos abrió las puertas de su casa en Santiago para mostrarnos la arpillera titulada “Contra la Guerra” y contarnos su visión de este trabajo de su madre. Registramos y repasamos sus videos, una y otra vez. Recurrimos a nuestros recuerdos y compartimos todo lo que teníamos y sabíamos de ella.


Nos abastecimos de lana en una nutrida gama de tonalidades, según la paleta de colores observada inicialmente en las fotos y bordados a los cuales tuvimos acceso. Ampliamos el diseño de sus obras a partir de fotos de 30 x 19 cm. a casi su tamaño original; primero mediante el sistema de cuadrículas y luego por ploteo de los croquis elaborados por nosotras. Teñimos y teñimos lanas según la variedad de nuevas tonalidades que íbamos descubriendo, imposibles de encontrar en el comercio. Teñimos las arpilleras y trasladamos a ellas los dibujos ampliados a través de una mesa de luz. Entonces, comenzamos el bordado.


Pero a poco andar Violeta puso todo patas para arriba, ¿qué era esto de estar reproduciendo sus arpilleras?, ¿Quiénes éramos nosotras para permitirnos esa licencia?, ¿Qué nos habíamos creído?. Y empezó nuestro drama: Una misma arpillera cambiaba de color de una foto a otra, el azul se ponía verde, el café se enlutaba, los celestes se tornaban plomos y los amarillos se diluían. Los colores eran como pequeños duendes juguetones que se trasmutaban, nos engañaban y mareaban. A la vez la calidad de las fotos era tan precaria que nos hacía dudar de si ciertos planos de color eran telas, bordados o parte del proceso de restauración a que habían sido sometidas anteriormente. Empezamos a poner en tela de juicio todo lo que observábamos y el aplomo con que partimos nos abandonó totalmente. Entonces nos dijimos:”es que la Violeta tiene razón, no podemos hacer una reproducción de sus arpilleras”. Y decidimos, muy orgullosas de esta conclusión, que nuestro trabajo sería una “recreación”.


Más se enojó Violeta. ¿Recrear?, ¿con qué derecho? Nosotras agachábamos la cabeza y seguíamos tiñendo lanas pues continuaban apareciendo nuevas tonalidades de los colores, ya que el tiempo había dejado en ellos su pátina oxidante multiplicando la gama inicial. Bueno, la verdad es que, como suele decirse, andábamos espirituás, percibíamos en el vientre que la cosa no iba por ahí, mirábamos de reojo a la Violeta sintiendo que en cualquier momento nos iba a agarrar a guitarrazos.


Finalmente, más por susto que por razonamiento, decidimos sentarnos a conversar larga y reposadamente sobre lo confuso y misterioso de este trabajo, pues es tan complejo y delicado pretender reproducir la obra de un artista. De partida la reproducción literalmente es imposible, es otro el tiempo, otras las circunstancias, otras las personas. No teníamos un dilema moral ya que la “reproducción” era en términos estrictos de material escenográfico para la película y sin embargo algo nos intranquilizaba, algo no estaba totalmente dilucidado. ¿Cómo acceder a este trabajo con ese profundo respeto necesario?, ¿Cómo conectar nuestra sensibilidad con la pasión desbordante de Violeta?, ¿Cómo lograr desde las limitaciones de una “reproducción” la libertad que Violeta jamás habría transado?


Poco a poco se nos fue abriendo el entendimiento y le conversamos a Violeta de lo mucho que la queríamos y respetábamos, de cómo la admirábamos y nos emocionaba su obra. Le dijimos que le pedíamos respetuosamente que nos permitiera colmarnos de su espíritu y se pusiera a bordar a través de nosotras. La Violeta nos observaba detenidamente, bien seria y bien callada, calibrando quizás si merecíamos su perdón y su venia. Luego, finalmente, aunque todavía molesta, nos dijo alargando las palabras: “Bueeeno…yaaaa…”. Fueron 3 meses extenuantes y a la vez dichosos, sumergidas totalmente en su universo de imágenes, sensaciones y sentimientos, en los cuales nos exigió sin miramientos la humildad de poner en actividad todas nuestras capacidades y potencialidades artísticas a su servicio. Así fue que pudimos culminar felizmente el “bordado de las arpilleras en el espíritu de la Violeta".




( Extracto de la charla "Violeta se fue a los cielos.Una singular experiencia de   

      
trabajo" ,dictada por María Victoria Carvajal y Salomea Balanhuk )
 


Desarrollo de la ponencia.

Desarrollo del taller, al fondo de pie Sofía Hott,
diseñadora,
quien junto a Purísima Ibarra, bordadora,
expusieron sobre las bordadoras de Isla Negra.

Otro aspecto de la realización del taller



 


_____________________________



Boletín N°2 Arte Textil Pawllu

Area Conservación y Restauración






Conservación, restauración y montaje de un textil del periodo Nasca.

Tipo de objeto y descripción:

Textil rectangular elaborado en técnica de urdimbre y trama discontinua de enlace doble, con hilados de pelo de camélido de 2 cabos, torsión z, retorsión s. Se observa una densidad intermedia de 17 y 8 tramas por cm lineal. Sus colores son amarillo, ocre, café rojizo, blanco, crudo, rojo oscuro, terracota, café oscuro, negro, con predominancia del azul.
Presenta una figura principal rectangular con apéndices, cuyo movimiento visual es centrífugo, rodeada de figuras antropomorfas, zoomorfas y geométricas. La representación iconográfica principal corresponde a la llamada Cabeza Central, ícono presente en diversos períodos culturales prehispánicos sur andinos,
Sus características tecnológicas e iconográficas corresponden a las de los textiles encontrados en la provincia de Siguas, Arequipa, Perú, y la sitúan en el periodo nasca, 200 aC, 700 dC.
Estado de conservación
Es una pieza que se observa completa, con desgaste generalizado medio, y pronunciado en algunos sectores. Hay pequeños faltantes. La superficie deja ver zonas deformadas y se constata pérdida parcial de orillas de trama y urdimbre. No presenta suciedad ni manchas de origen proteico.
Propuesta y realización de procesos
Humidificación, recuperación del plano, consolidación de zonas debilitadas.
Fijación a bastidor entelado.
Protección posterior: tela de algodón. Protección anterior: marco de metal (pintado con sellante acrílico) y vidrio difuso.
Fuentes de investigación:
Kaulicke, P. y W. Isbell (2001): Huari y Tiwanaku: Modelos vs. Evidencias. Boletín de  arqueología PUCP N°5, 89-137 pp. Perú.



Boletín N°2 Arte Textil Pawllu


Area Investigación







Red de pesca chancay.



María victoria Carvajal Campusano.Directora  y restauradora de Arte Textil Pawllu.

Resumen
 Este trabajo recoge el estudio y proceso de conservación realizado a una red de pesca del periodo Intermedio Tardío, para luego profundizar en sus características tecnológicas: tipo de fibra, hilados, tintes, técnica textil, construcción. Se adentra en el contexto histórico contemporáneo a la factura y uso de la red, dando cuenta de las características de las comunidades de pescadores y los avances de la tecnología pesquera de la época. Junto con ello comunica el resultado del relevamiento e identificación de las representaciones iconográficas que conforman su diseño, comparando su expresión visual con los mismos motivos que aparecen en objetos elaborados con otras materialidades. Finalmente aporta una aproximación al significado de sus representaciones iconográficas y de su función dentro de la actividad pesquera.



Red Chancay










Boletín N°2 Arte Textil Pawllu




  Area Creación


Proyecto de Vestuario Infantil





Este proyecto nació hace algunos años a partir de la inquietud de plasmar en prendas infantiles la riqueza de la iconografía y el color de los textiles andinos. Junto con ello vincular a los niños con la memoria heredada de las antiguas comunidades y rescatar técnicas de tejido y de terminación.



Se definieron dos tipos de prendas: gorros de cuatro puntas y ponchos, para los cuales se tiñeron especialmente los hilados.


Susan Herz ,elaborando un gorrito
de cuatro puntas


Magdalena Cáceres Améstica ,elaborando
 las terminaciones de un ponchito


  



Boletín N° 2 Arte Textil Pawllu
 Area Difusión

 

 

Viaje a Villa Cerro Castillo


 Por Susana Barrenechea  
                                                       

 Noviembre 2011

La Villa Cerro Castillo  se encuentra ubicada en la comuna de Puerto Ibañez, en la provincia de Aysén. Es un hermoso lugar con cerros de variadas formas coronados con nieves eternas.
A este lugar de belleza incomparable fui a dar un curso de tejido a telar en faz de urdimbre, comúnmente llamado “telar mapuche”. La comunidad local lo había solicitado y fue organizado por el Consejo de la Cultura y las Artes.
Esta técnica que se caracteriza por la predominancia de los hilos de urdimbre y con los cuales se pueden generar diseños, reportó  gratificantes experiencias a quienes la aprendieron. Participaron alrededor de 15 mujeres muy entusiastas y  trabajadoras. El taller se desarrolló armoniosamente y obtuvo resultados magníficos.
Aprendieron a armar un telar, a urdir, a tejer, a generar diseños básicos en la técnica de faz de urdimbre y hacer terminaciones. También, pero con menos tiempo, aprendieron a teñir con anilinas y plantas de la zona, en especial la con raíz del calafate, que es un arbusto propio de la Patagonia que da un color amarillo.
El hecho de reconocer materiales, aprender técnicas textiles, llevar a cabo pequeñas o grandes obras hace que las personas se valoren a sí mismas, recuperen y conozcan su cultura, junto con ello les motiva a contribuir a la continuidad de este patrimonio cultural aportando las experiencias de su vida cotidiana actual.
En lo personal siento la satisfacción de haber aportado con mi experiencia y conocimiento a la gran tarea de preservar nuestro patrimonio textil.


Alumna de Susana en la Villa Cerro Castillo